Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 4 de Agosto de 2020

Escribe Alberto Mansueti

¡Exprópiese la finca de Nabot!

OPINIÓN | 25 May 2020

Uno de los muchos pasajes que ponen de manifiesto la doctrina política de la Biblia, a favor de la empresa privada, y contra los abusos del estatismo y el socialismo, es la historia de la “viña de Nabot”. Trata sobre una finca que fue expropiada por el rey Acab (I Reyes 21), lo que provocó la justa indignación y protesta del profeta Elías.

Hubo un proceso judicial políticamente manipulado contra su propietario Nabot, condenado a muerte y ejecutado, en base a falsas acusaciones y testimonios mentirosos. Acab murió trágicamente en el año 850 a. de C. Pero hoy la Biblia casi siempre se enseña mal, despojada de su contenido político; y este episodio se presenta como otro caso de mera inmoralidad personal, sin referencia a los principios políticos, legales y constitucionales en juego. El olvido de las lecciones de la Biblia sobre sistemas de gobierno, ha llevado y lleva a millones de cristianos a entregar el poder a las izquierdas, con su voto, como en Venezuela.

A los venezolanos, el caso de Nabot nos recuerda la voz de orden “¡Exprópiese!”, que Chávez comenzó a usar en febrero de 2010, para apoderarse del tradicional edificio “La Francia”, frente a la plaza Bolívar de Caracas, y unas 90 empresas de joyería y otros comercios debieron cerrar sus negocios.

Hace poco, mayo 7, “Infovaticana” publicó un potente “Llamamiento a la Iglesia y el mundo”, firmado por varios cardenales conservadores, decenas de obispos, sacerdotes y prestigiosos académicos católicos en Ciencias Médicas. Es un firme llamado, dicen, “para detener el avance de prácticas totalitarias que se instauran en gran parte de las naciones cristianas”.

Abierto a nuevas firmas, expresa: “No permitamos que con la excusa de un virus se borren siglos de civilización cristiana, para instaurar una odiosa tiranía tecnológica, en la que personas sin nombre y sin rostro decidan la suerte del mundo, confinándonos a una realidad virtual (…) La criminalización de las relaciones personales y sociales debe considerarse asimismo una parte inaceptable del proyecto de quienes promueven el aislamiento de las personas para manipularlas y dominarlas mejor”. ¡Clarísimo!

La separación de estado e iglesia es un principio generalmente aceptado en lo que alguna vez fue el “Occidente cristiano”; pero no implica separación de política y religión. Toda religión contiene una visión del mundo o “cosmovisión”: del hombre, la realidad, la moral y la política. Y toda política contiene una postura ante la religión. Son inseparables, para mal o para bien.

La historia nos muestra que la política nunca es neutral frente a la religión. Y a la inversa, la religión nunca es neutral frente a la política: (i) puede servir para justificar una tiranía, tecnológica o la que sea; (ii) o para evitarla, refrenarla, o derrocarla. Precisamente, la separación de iglesia y estado asegura a la primera su libertad para criticar a los tiranos, función que en la Biblia tenían los profetas, sobre todo cuando los sacerdotes, incumpliendo su deber de velar por la observancia de la ley (Deuteronomio 31:9), se asociaban con los gobiernos abusivos, lo que también es objeto de crítica por parte de los profetas.

A mis estudiantes les pongo siempre un pequeño ejercicio de “bibliometría”: arte y ciencia de medir y comparar el tamaño de los textos bíblicos sobre distintos temas, para evaluar su importancia relativa.

Un ejemplo, para distinguir dos cosas que la gente siempre confunde: una cosa es “el gobernante”, su persona, y otra cosa es el “sistema de gobierno”, tanto en la Iglesia como en la nación. Porque más allá de las cualidades o condiciones personales, no es igual un “sacerdote” que un “pastor”: el sistema de gobierno eclesiástico es diferente. Y tampoco es igual un Rey que un presidente o un Primer Ministro, por cuanto el sistema de poder político nacional es diferente.

(1) Para “el gobernante”, su persona, hay requisitos: (i) En la Iglesia, una serie de rasgos morales, en 13 versículos, I Timoteo 3:1-13. (ii) En cambio, para gobernantes o autoridades políticas en la nación, hay un solo versículo, Deuteronomio 1:13, con una cualidad personal, tipo intelectual: sean “entendidos, sabios y expertos”. ¿En qué? En la ley de Dios, o sea en el “Sistema de gobierno”, algo mucho más importante.

(2) ¿Y cuáles requisitos se demandan para el “sistema de gobierno”? (i) En cuanto a la Iglesia, se le exige ser “columna y baluarte de la verdad”, I Timoteo 3:15; o sea: una cualidad de tipo intelectual. Pero casi no hay exigencias sobre cómo debe ser la organización, estructura, etc. y por eso siempre hubo y hay mil formas distintas: sacerdotales, episcopales, congregacionales, presbiteriales, patriarcales en Oriente, y muchas otras. (ii) Distinto es en cuanto a la nación: no menos de un 80 % aproximadamente del contenido de cinco (5) libros bíblicos, y nada menos que los primeros de todos, establecen los lineamientos político-legales de un sistema de gobierno limitado (“Judicatura”), que no interfiere en la economía familiar, la educación, la atención médica u otra cualquiera de las esferas sociales privadas. ¿Ve la diferencia?

Una objeción que comúnmente se plantea es que las leyes del Pentateuco sí interfieren en cuanto al aspecto religioso, por ejemplo, se dicta pena de muerte por el delito de blasfemia (Levítico 24:10-23), y también por adulterio, homosexualidad, etc. (Levítico 20:10-13). Pero es porque el Israel bíblico debía ser una “teocracia” santa, un reino gobernado directamente por Dios, caso único e irrepetible en la historia humana. El pensamiento cristiano toma como modelo en cambio la “teonomía”, régimen político que aplica los principios generales de la ley de Dios, pero no todas las leyes de Moisés literalmente.

Una cantidad apreciable de juristas y politólogos, y no sólo cristianos, lo ha explicado largamente. Uno de los más recientes es Daniel J. Elazar, en Covenant and Civil Society: The Constitutional Matrix of Modern Democracy, 2018. Así que si le dijeron que “la Biblia no habla de política”, eso es falso. ¿Cómo que no es importante la política para Dios, si a las reglas de un sistema de gobierno para la nación se consagra el grueso de los 5 primeros libros de su Palabra revelada? Y es porque del sistema político del país, de que sea malo o bueno, depende en grado sumo la suerte de sus habitantes, la prosperidad económica de sus familias, la educación de sus hijos, su salud, y tantos otros aspectos de su vida individual y social.

La política en la Biblia no termina allí. En el libro de Samuel, muy anterior a los clásicos griegos y romanos, están las bases de la política “occidental”, según Moshe Halbertal y Stephen Holmes en The Beginning of Politics: Power in the Biblical Book of Samuel, 2017. Michael Walzer sigue recorriendo Josué, Jueces y los siguientes libros bíblicos en In God's Shadow: Politics in the Hebrew Bible, 2012, para derribar el alegato antipolítico de los cristianos “pietistas”: que si Ud. tiene fe en Dios, no necesita de sabias y fuertes instituciones en su país, ni de partidos que hagan valer los sanos límites constitucionales establecidos para prevenir los abusos de poder y las tiranías. ¡Un disparate!

Si Ud. ha oído que “la Biblia no apoya ningún sistema político”, vea, es otro disparate. La ley de Moisés y todo el Antiguo Testamento apoyan el sistema de gobierno limitado; y en el Nuevo, no hay otra cosa que confirmaciones. Puede estudiar al profesor Joel McDurmon, en The Bounds of Love: An Introduction to God's Law of Liberty, 2019, escrito para cubrir con bíblica sabiduría la horrible y pálida desnudez de conocimiento que aqueja a las iglesias en materia política.

El propósito común estos autores, es mostrar: (i) que hay unos principios generales en la Biblia, acerca de sistemas de gobierno; y (ii) que su abandono, descuido, cuestionamiento y derribo significó el comienzo de una fatal decadencia para Europa y EE.UU., en sus leyes, instituciones, cultura y economía.

//*ALBERTO MANSUETI ES POLITÓLOGO, FUNDADOR DEL CENTRO DE LIBERALISMO CLÁSICO//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Un punto de bloqueo en Cochabamba donde tampoco dejaron pasar agua a la propia zona sur / ABI

SOCIEDAD | 3 Ago 2020

VISOR BOLIVIA / Redacción central.- Tanto el Gobierno constitucional como el candidato presidencial Carlos Mesa, coincidieron en calificar los bloqueos de los sectores aliados al Movimiento Al Socialismo (MAS) como atentados contra la salud pública e incluso delitos de lesa humanidad.

En esta foto de archivo de de septiembre de 2018, Claudia Díaz Guillén, enfermera del ex presidente venezolano Hugo Chávez, deja el tribunal nacional en Madrid, España / AP

MUNDO | 3 Ago 2020

Díaz, presuntamente, recurrió a una de las maneras más antiguas de mover grandes cantidades de dinero de manera anónima: comprar oro

Las clases virtuales quedaron a acuerdo entre padres y centros educativos / ARCHIVOS

SOCIEDAD | 3 Ago 2020

Una interrupción prolongada del proceso educativo tendría serias consecuencias, los estudiantes corren el riesgo de retrasar su aprendizaje

Foto agencias

ECONOMÍA | 3 Ago 2020

"Vivimos una crisis que afecta la salud, educación, economía, trabajo e institucionalidad"

Foto agencias

SOCIEDAD | 3 Ago 2020

Proporcionaremos a los hospitales de la región uno de los medicamentos anti-COVID más eficientes 

Foto agencias

POLÍTICA | 3 Ago 2020

La CPE establece que el informe presidencial debe realizarse desde la Casa de la Libertad