Visor Bolivia Diario Multimedia
Lunes, 29 de Noviembre de 2021

Errores de nosotros los liberales desde hace 50 años o más

ESPECIALES | 20 Ene 2019

Por: Alberto Mansueti.- En julio de 2011, desde el Perú, fundamos el Centro de Liberalismo Clásico, y lanzamos el “Manifiesto Liberal”, con nuestro Programa de las Cinco Reformas, inspirado en las “Cuatro Modernizaciones” del ex Premier chino Deng-Xiao-Ping, y en la “Revolución de Terciopelo” en Checoslovaquia, liderada por el Dr. Vaclav Klaus. En marzo de 2012 celebramos los 200 años de la Constitución de Cádiz, “la Pepa”.

En febrero de 2016, en Chile, hicimos el “Primer Foro Liberal de América Latina”. El Segundo Foro fue en Lima, 2017; y el Tercero en Guatemala, 2018, con la participación del ex Presidente Klaus, desde entonces nuestro Presidente honorario. Tendremos este año el Cuarto, si Dios quiere, en Asunción, marzo de 2019.

Desde el comienzo mismo, fuimos muy autocríticos. Las personas nos preguntaban siempre: ¿por qué el liberalismo no “le llega” a la gente? ¿Por qué “las ideas de la libertad”, como dicen los “tanques de pensamiento”, no le “bajan” al pueblo, y son rechazadas por la gran mayoría?

En lugar de echarle toda la culpa a los socialistas y mercantilistas, hicimos una autocrítica, muy profunda. Practicamos la humildad; y así descubrimos una larga lista de errores propios.

“Gobierno Limitado” fue siempre la divisa y marca distintiva del liberalismo clásico; su objetivo, meta, guía y norte para la acción política, como corresponde a su naturaleza de doctrina política, llamada a configurarse como sistema político o modelo de Gobierno para las naciones. Sin embargo, desde los años ‘60, seguimos un mal consejo: desentendernos de la acción política, electoral y partidista.

Y alguien, vaya a saber quién, sustituyó el lema “Gobierno Limitado” por “libertad” y “las ideas de la libertad”, expresiones poco significativas, excepto para los pequeños grupúsculos de “iniciados”. Para peor, defendiendo mercados libres y propiedad privada, obvios postulados de derecha, nos negamos a reconocernos como fuerza de derechas, lo que somos. No hicimos algo que debimos hacer, y cuanto antes mejor: desmarcarnos de la “derecha mala”, aquella que se copia de la izquierda, y se resiste a hacer las reformas liberales, y se queda en los meros “ajustes”.

Nos unimos al coro que despotrica contra la política, los partidos, y contra la democracia. De tal manera, nosotros mismos nos cerramos el camino.

Pero nosotros reconocimos una larga lista de errores de nuestra parte, de nuestro propio campo, un poco a la manera de “Alcohólicos Anónimos”, pero con nuestros nombres y apellidos:

(1) No siempre dimos las buenas respuestas a preguntas y objeciones, en temas de monopolios, “desigualdad”, sindicatos, empleados públicos, industrialización, imperialismo, etc. A veces dimos respuestas insuficientes, mediocres o equivocadas. No dimos soluciones. No pocas veces fuimos arrogantes y groseros. Así nos alejamos de muchos sectores que hoy podrían ser liberales.

(2) No explicamos bien los malentendidos y enredos, sobre todo con “Neo” liberalismo y otros nombres y siglas que confunden. Hay partidos históricos que se llaman “liberales”, pero son de izquierda, de la “Internacional Liberal”, algunos llamados “socio-liberales”. Algún viejo partido “Conservador” sobrevive con ese nombre, ejemplo en Colombia; pero con ideas socialistas. No aclaramos lo suficiente.

(3) Muchos anarquistas, enemigos del “Estado” antes que del estatismo, espantan a la gente normal y sensata. Muchos ateos anticristianos, más enemigos de la religión que del estatismo, nos enemistan con la enorme masa de creyentes.

(4) No estudiamos marxismo a fondo, y no siempre vemos sus tácticas, ni su presencia en Constituciones, leyes y “organismos públicos”, ni la continuidad de marxismo clásico y cultural.

(5) Muy enfocados en las teorías económicas, no hicimos detenido examen de leyes perversas, al estilo del diputado Bastiat, de los “manchesterianos” y su Liga Anti-Leyes de Granos.

(6) En cada país buscamos “inventar la rueda”, y así nos perdimos las lecciones de las experiencias de otros países, tanto en sus éxitos como en sus fracasos, de los cuales también se aprende.

(7) Hicimos ciertos esporádicos intentos con “política de un solo punto” (single-issue politics), sea impuestos, educación, aranceles, petróleo o lo que sea. Sin éxito, por carencia de un Plan General, un Proyecto entero, traduciendo el liberalismo “a la tierra” y completo.

(8) Por eso nos faltó un Mapa de Rutas, mostrando dónde queremos llegar, y por cuáles vías Ni en cuáles etapas, cuál es el “primer paso”, las estaciones intermedias, las prioridades en cada fase. No tuvimos “Agenda” efectiva. No dibujamos las líneas rectas y curvas de un “Proceso de Transición” desde el socialismo al capitalismo para todos.

(9) Hablamos un lenguaje técnico, que la gente no entiende; por eso no nos oye. Así no pudimos crear fuerzas y partidos políticos, para dar a conocer la oferta, y comunicarla eficazmente, con candidatos postulados para ganar elecciones, y hacer realidad nuestra “promesa básica”. No capacitamos líderes para la acción política, partidista y electoral.

(10) No siempre supimos a quién hablar, con qué ni cómo; erramos mensajes y públicos-destino. Para colmo hicimos algunos compromisos y alianzas inconvenientes, que nos perjudicaron. Les apoyamos a candidatos de la “derecha mala”, que no eran nuestros y no debimos apoyar.

(11) Ser “oposición” es indispensable antes de ser “gobierno”; y como no somos buenos en la oposición, menos se confía en nosotros para ser gobierno.

(12) Por eso nos plegamos a la anti-política: la mitología que denigra al “político”, y lo mira como el diablo de la película, que debe eliminarse y borrarse del mapa. Y exalta a un “ciudadano” abstracto, una especie de ente mesiánico, que nos va a redimir a todos de la corrupción, y a salvar del infierno de la política, y de todos los males, misteriosamente, nadie dice ni sabe cómo. Parte quizá la más difícil de nuestra labor es reivindicar la política, distinta de la politiquería; la sana vocación por los asuntos públicos, y la profesión política.

Para corregir todos estos errores fue que lanzamos el programa de las Cinco Reformas para La Gran Devolución, y las consignas de nuestros “proyectos de bandera”, con sus “narrativas”. Mostrando los buenos ejemplos a seguir, en países de Europa, Asia y África, que hoy transitan por la buena senda. Por fin la gente nos oye; y muchos nos entienden, nos apoyan y nos siguen. Y seguimos en la vía, haciendo camino al andar.

//TOMADO DE PAPELES DE “EL GIMNASIO” CON AUTORIZACIÓN DEL AUTOR// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Foto que circula en redes, asegura que funcionarios se

POLÍTICA | 28 Nov 2021

VISOR BOLIVIA / Redacción.- Dejando sus funciones y obligados, así deben obedecer los servidores públicos y acatar las órdenes del masismo para reforzar la marcha que encabeza Evo Morales en un intento de retoma de popularidad desde La Paz.

Foto agencias

POLÍTICA | 28 Nov 2021

Excanciller Pary lo llamó para decirle que no renuncie y tenga contacto con los comandantes y persuadirlos de no dañar a Morales

Foto agencias

SEGURIDAD | 28 Nov 2021

El ex servidor aprovechó que tenía conocimiento de usuarios y contraseñas de sus compañeros y superiores 

Foto agencias

POLÍTICA | 28 Nov 2021

A inicios de mes, gremiales y otros sectores sociales ingresaron a un paro indefinido exigiendo la abrogación de la Ley 1386

Foto agencias

SOCIEDAD | 28 Nov 2021

Los expertos observaron deficiencias en la investigación de la Fiscalía respecto a las muertes de Guzmán, Ledezma y Mamani

Foto agencias

SOCIEDAD | 28 Nov 2021

Amenazas a algunos medios que en su opinión no dicen “su verdad”, revela su falta de conocimiento sobre principios y valores que sustentan la democracia