Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 4 de Agosto de 2020

Escribe Hugo Marcelo Balderrama

Los histéricos ambientalistas ahora usan a los niños

OPINIÓN | 27 Sep 2019

En la frontera entre China y Paquistán se encuentra la montaña del Chogori Ketu –más conocida como K2–, que es la segunda más alta de la Tierra detrás del Everest. A diferencia de su hermano mayor, solamente muy pocos hombres se han atrevido a escalar este coloso, pero ni aún esa gran dificultad detiene a los montañistas que intentan conquistar su pico.

Justamente, es ese espíritu de conquista que tenemos los seres humanos; la característica que más odian los ambientalistas. Allí, donde se debería ver la gloria por la búsqueda constante de nuevos horizontes para la humanidad, los ambientalistas ven sólo bárbaros queriendo profanar los picos sagrados.

Teóricos ambientalistas como Matthew Fox, Cristopher Manes y Al Gore; acusan a la sociedad occidental de “antropocentrismo”, “complejo de civilización” y de “perturbar el equilibrio ambiental”. Para estos eco-furiosos; los avances en medicina, ingeniería, tecnologías y agroindustria; no son más que expresiones de una maldad infinita y de una humanidad enferma.

Posiblemente, Maurice Strong ha sido el ambientalista más peligroso por su capacidad de influencia en la ONU –fue el precursor del PNUMA–, por su largo historial comunista y su enorme fortuna destinada a la propagación del socialismo verde. En realidad, la persistencia misionera de Strong para difundir durante décadas su mensaje medioambiental de muerte y destrucción; se explica mejor como un celo casi religioso para preparar el camino hacia el “Nuevo Orden Mundial”, al que dicha fatalidad medioambiental supuestamente dará lugar.

Pistas adicionales sobre las creencias místicas y de la Nueva Era de Strong proceden de lo que él mismo consideraba su mayor logro: la creación de “la Carta de la Tierra”. Esta Carta surgió del Instituto del Consejo de la Tierra, que Strong fundó en 1992 con la ayuda de Mijaíl Gorbachov, David Rockefeller, Al Gore, Shimon Peres, y otros varios de sus amigos globalistas.

La página web del propio Strong ha descrito la Carta de la Tierra como “una ampliamente reconocida declaración de consenso global sobre la ética y valores para un futuro sostenible”. Pero el mismo Strong enmarcó el documento en términos religiosos, diciendo que esperaba sean como una especie de Nuevos Diez Mandamientos.

No se puede negar que todo ese esfuerzo rindió tremendos frutos. Las escuelas y universidades enseñan cualquier cosa que contenga la palabra “sostenibilidad”, la fiesta del Día de la Tierra se celebra a nivel mundial, y casi nadie cuestiona el “cambio climático”; al extremo que las opiniones de una niña de 16 años y con Asperger se toman como la fuente última de verdad.

La joven activista sueca Greta Thunberg es fundadora del movimiento Fridays for future, y ayer –23 de septiembre de 2019– saltó a la fama cuando criticó a los líderes de varios países de “pensar sólo en un crecimiento económico sin límites”, de “robar el futuro de los niños”, y de “poner al mundo al borde de un colapso”.

En realidad, esta pobre niña –al igual que muchos jovencitos– no es más que producto de un adoctrinamiento que busca acabar con la civilización occidental desde adentro. Nada de lo que dijo en su discurso es nuevo, y mucho menos científico. En su libro Resistiendo al Dragón Verde, James Wanliss muestra todas las profecías fallidas de Al Gore, que si bien fueron solamente falsas alarmas, resultaron muy rentables para ONGs en casi todo el mundo.

Y tampoco es cierto que el capitalismo sea un sistema depredador con la naturaleza. De hecho, es todo lo contrario, pues los países capitalistas tienen menos contaminación, más zonas preservadas y mejores niveles de vida.

El ambientalismo no es ciencia, es sólo ideología que busca limitar el desarrollo y acabar con todo lo bueno que tiene la humanidad.

//*HUGO BALDERRAMA FERRUFINO es economista, master en Administración de Empresas y PhD. En Economía//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN//

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Un punto de bloqueo en Cochabamba donde tampoco dejaron pasar agua a la propia zona sur / ABI

SOCIEDAD | 3 Ago 2020

VISOR BOLIVIA / Redacción central.- Tanto el Gobierno constitucional como el candidato presidencial Carlos Mesa, coincidieron en calificar los bloqueos de los sectores aliados al Movimiento Al Socialismo (MAS) como atentados contra la salud pública e incluso delitos de lesa humanidad.

En esta foto de archivo de de septiembre de 2018, Claudia Díaz Guillén, enfermera del ex presidente venezolano Hugo Chávez, deja el tribunal nacional en Madrid, España / AP

MUNDO | 3 Ago 2020

Díaz, presuntamente, recurrió a una de las maneras más antiguas de mover grandes cantidades de dinero de manera anónima: comprar oro

Las clases virtuales quedaron a acuerdo entre padres y centros educativos / ARCHIVOS

SOCIEDAD | 3 Ago 2020

Una interrupción prolongada del proceso educativo tendría serias consecuencias, los estudiantes corren el riesgo de retrasar su aprendizaje

Foto agencias

ECONOMÍA | 3 Ago 2020

"Vivimos una crisis que afecta la salud, educación, economía, trabajo e institucionalidad"

Foto agencias

SOCIEDAD | 3 Ago 2020

Proporcionaremos a los hospitales de la región uno de los medicamentos anti-COVID más eficientes 

Foto agencias

POLÍTICA | 3 Ago 2020

La CPE establece que el informe presidencial debe realizarse desde la Casa de la Libertad