Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 27 de Octubre de 2020

Escribe: Diego Ayo Saucedo

“El vicepresidente, recuerdos de una infancia”

OPINIÓN | 25 Mar 2018

El vicepresidente coqueteó con la clase media. Enarboló su corbata casi como este escribidor solía ceñirse el galante traje de moreno-caporal en coyunturas carnavaleras. Pero, claro, solo en un arrebato de insensatez se me hubiese ocurrido ir a mi oficina o a dar mi cátedra con ese atuendo. Él lo hizo. En su compulsividad matemática, calculó fríamente que aquel disfraz lo exhibiría potable al veredicto sinuoso de esa clase media. Guardó al guerrillero y convocó al profesor de universidad privada o al consultor de la comunidad europea, ataviándose al efecto esa curiosa vestimenta, jamás usada en los tiempos de voladuras ni en los años de turismo estudiantil por México.

Más tarde, volvió y emergió el licenciado en aspiración a Baldor, calculando esta vez los beneficios políticos del prodigio marital. El ciclo se cerraba: la televisión lo catapultó como el pensador de la clase media, la corbata como el refinado propotipo de la clase alta y Tiwanaku nupcial como el enamoradizo con corazón.

Genial. No hay duda que esta gama de conjeturas estadísticas, de haber sido empleadas con tanta maestría en los tiempos de estudiante, le hubieran ahorrado la mentira a todo un país: “soy licenciado”, propiciándole su debido título. Pues no fue así. El hombre se atrasó en su empeño y dejó relucir sus dotes calculistas recién en su cargo de vicepresidente.

Pero, claro, no se puede ir a misa de caporal ni se puede ir, cada fin de semana, a comer hot dogs con antifaz. El disimulo cobra factura, y, más tarde que temprano, todos se enteran que eres Bruce Wayne. Y ya nos hemos enterado de quién es él. Quien narcisamente codiciaba el podio al mejor intelectual del país resultó carecer de ese carné de identidad de la clase media: el título profesional. La presea dorada le fue arrebatada con singular vehemencia de su holgado cuello: ¡bachiller! le espetamos, con la misma furia de quien encuentra al esposo atrapado in fraganti con la amante: ‘infiel’. Ya nos enteramos de quien es él.

Sí, ya casi lo sabemos. Es elemental Watson, vamos bien. Pues sí, la máscara ya se diluyó. Y sin ella, solo queda ese hombre dañado.

Un hombre colérico ante las preguntas de sus ocasionales interrogadores: “¿y el viceministro Cárdenas no fue racista, y usted no fue racista?”, preguntaron; “usted es de Erbol, y usted no sabe lo que significa ascender y descender”, respondió. Iracundo. Sin velo, ya transformado en él mismo: un sujeto angustiado con las interrogantes de dos valientes periodistas. ¿Por qué ese descontrol? La razón no está en ese salón del Palacio de Gobierno. Quizás esté en algún remoto día de un lejano pasado en algún rincón de Cochabamba. Lo distingo ahí, solo, frente a su progenitor, un ciudadano poco volcado a su familia, quien acaba (ba) de regañarlo, una vez más, otra vez. Álvaro lo odia (ba) y décadas más tarde ni siquiera asistiría a su funeral.

Ese niño inseguro buscó inventarse un personaje que borrara ese recuerdo de sí mismo, vulnerable y humillado. Odiaba y tenía ganas de odiar. Necesitaba encontrar una religión que le señalara el camino, lo salvara y le posibilitara dar rienda suelta a sus sentimientos. Esa religión apareció y se llamó marxismo. Le permitió creer en algo, vislumbrar su salvación y de yapa, le facilitó orientar aquel odio que tenía hacia una persona, encauzándolo, con coquetería científica, a toda una clase. Sena quina: por fin fue alguien. El marxismo lo encontró y, seamos sinceros, si esta doctrina no hubiese existido, Álvaro se la hubiese inventado. No fueron sus lecturas que lo hicieron marxista; él fue marxista aún antes de haber leído una línea de El Capital. El germen del aniquilamiento del otro ya moraba en él antes siquiera de haber leído un párrafo de la inmensa bibliografía del notable judío.

¿Imagina usted lector lo que significa para este hombre de fe que un par de anónimos periodistas cuestionen sus enseñanzas o que a este creyente de la doctrina del odio le puedan arrojar al rostro. “…tu bautizo ha sido trucho, no cumpliste el sacramento de la clase media”. Yo sí puedo. Y el resultado está a la vista: un furibundo ciudadano buscando no volver a ser aquel niño. Un rabioso individuo queriendo dejar en claro cuán fuerte y seguro es él.
Pobre. Y pobres nosotros.

//*DIEGO AYO SAUCEDO ES POLITÓLOGO, INVESTIGADOR SOCIAL Y DIRECTOR DE LA FUNDACIÓN VICENTE PAZOS KANKI//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Foto agencias

POLÍTICA | 27 Oct 2020

Para mañana se tiene previsto otorgar la acreditación al presidente electo Luis Arce, y al vicepresidente David Choquehuanca

Foto agencias

ECONOMÍA | 27 Oct 2020

La estatal minera apela a planes alternativos para reflotar la crítica situación económica en la que se halla

Foto agencias

POLÍTICA | 27 Oct 2020

Alarcón señaló que la justicia es uno de los temas más importantes de la agenda del país que se debe resolver

Foto agencias

ECONOMÍA | 27 Oct 2020

Todas las categorías experimentaron una disminución en valor y volumen, excepto las compras externas de alimentos y bebidas 

Foto agencias

SEGURIDAD | 27 Oct 2020

Las autoridades exhortan a los padres de familia o tutores tomar mayor precaución y promover a la familia como un espacio de unidad

Foto agencias

SOCIEDAD | 27 Oct 2020

Según testimonio de los comunarios, los cultivos afectados estaban casi listos para la cosecha y existen vacas y ovejas heridas