Visor Bolivia Diario Multimedia
Miércoles, 25 de Noviembre de 2020

Escribe: Iván Arias Durán

“21F éxito, ¿ahora qué viene?”

OPINIÓN | 26 Feb 2018

La respuesta a esta pregunta, enarbolando la rojo, amarillo y verde, la vienen dando los mismos ciudadanos: respeto a la Constitución, respeto a mi voto y basta de dictadura. Si alguno está seguro de que estos objetivos ya se han logrado, pues, entonces habrá que pensar en otras cosas. Todos los que reclaman que hay que tener una propuesta más allá del 21F, cometen el mismo error de Evo Morales, no están escuchando al pueblo.

La experiencia venezolana debería enseñarnos que cuando tienes al frente un muro dictatorial (un sistema), lo primero es tumbar ese muro. La oposición venezolana, al no comprender esto, antes que avanzar unidos en el objetivo de tumbar el muro del castro-chavismo, se enfrascaron en un pelea sórdida para ver quién era el líder que le haría frente al custodio del muro. Y ocurrió lo que ocurrió, se dieron contra el custodio y el muro (el sistema) los derrotó a cada uno.

El pueblo boliviano, desde el 2105, ya en las urnas, ya en las calles, ha marcado los objetivos de la resistencia: ¡no queremos un gobierno que se pasa por el forro la Constitución y las leyes! ¡No queremos un gobierno que usa el dinero de los bolivianos para corromperse! ¡No queremos un gobierno que se mofa del voto popular!

¡No queremos un gobierno que pone límites a la libertad de prensa! ¡No queremos un gobierno que despilfarra la plata en obras y empresas faraónicas insostenibles! ¡No queremos un gobierno que controla y corrompe todos los órganos del poder! ¡No queremos un gobierno donde el ciudadano está indefenso y los poderosos impunes!

¡No queremos un gobierno que usa los aparatos del poder para provocar enfrentamiento entre los bolivianos! ¡No queremos un gobierno en el que hay presos y exiliados políticos! ¡No queremos una dictadura como la venezolana! Y como responden millones de bolivianos: ¿Evo de nuevo? Huevo carajo!

¿No son estos objetivos nacionales? ¿Las razones por las que se ha parado y movilizado el país ya se han cumplido? No hemos movido aún una pisca de las intenciones del régimen de eternizarse en el poder. Los del régimen la tiene clara y harán lo que esté en sus manos para no dejar la mamadera del poder y así evitar ir a la cárcel, como Lula, Kirchner, Correa, etcétera.

Si usted se imagina a Evo entregando la banda presidencial al que lo derrote en unas elecciones limpias, vaya y prepare su candidatura. Si cree que eso no lo verá, ajuste su plan y acciones para aportar y cumplir los objetivos del pueblo.

No podemos equivocarnos creyendo que con las movilizaciones y paros ya estamos en otro momento, como el electoral y que, por lo tanto, habría que ir ya nomás pensando en algún candidato. Creer que porque diga uno u otro discurso en las concentraciones, ya soy el próximo Presidente de Bolivia es miopía política. No te ralles, lo máximo que llegarás a ser uno de los líderes de la resistencia. Y si logras sobrevivir a la dura batalla que se viene, aún habrá que ver si reúnes los atributos para ser gobernante.

La plaza te da protagonismo y hasta conducción de la protesta, pero no el poder. Sólo tu lucha consecuente y trabajo en unidad te podría convertir en alternativa. ¡Primero rescatemos la democracia y luego hablemos de quién toma el poder! Derrotemos al muro (sistema) y el custodio no tendrá dónde pararse.

Por ello, en función de los grandes objetivos, que no hemos cumplido aún, la agenda de residencia y victoria pos 21F la deberíamos organizar en cuatro dimensiones:

1. Política: bajar las mezquindades y mantener la unidad por sobre todo. Debemos articular a todas las fuerzas políticas, cívicas, ciudadanas, gremiales e institucionales. Incorporar a nuevos actores y respetar las diferentes formas de organización en función de los objetivos comunes que nos unen. La conducción política de la resistencia debe ser unida, ordenada y horizontal, evitando los caudillismos mesiánicos que matan todo.

2. Legal: el régimen está proponiendo leyes para seguir cercenando las libertades democráticas, como la reposición del Código del Sistema Penal. No podemos permitir esto.

3. Económico: el despilfarro y la corrupción siguen campeando sin medida ni clemencia. El amoblado de la Casa grande del Pueblo es similar al del palacio de un jeque árabe, es un insulto a la realidad boliviana. El sobreendeudamiento, la disminución de las reservas de gas y las RIN están poniendo al país al borde de un tobogán económico.

4. Internacional: las demandas contra el fallo del Tribunal Constitucional ante la OEA y la CID deben seguir. El régimen usará el tema marítimo como su caballito de Troya para que se cumpla su objetivo de eternizarse en el poder, no lo podemos permitir. Debemos acabar ante el mundo con la imagen del indiecito buenito que es odiado por unos bolivianos racistas que el régimen sigue vendiendo en el exterior.

//*IVÁN ARIAS DURÁN ES CIUDADANO DE LA REPÚBLICA DE BOLIVIA//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN//
  

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Foto agencias

POLÍTICA | 24 Nov 2020

Mayta se refirió a la urgencia de la investigación, para la que el grupo de expertos tiene seis meses: "Justicia que tarda, ya no tiene sabor de justicia"

Foto agencias

POLÍTICA | 24 Nov 2020

"Vamos a persistir en la necesidad de construir un frente de unidad para garantizar la transformación de nuestra ciudad”

Foto agencias

ECONOMÍA | 24 Nov 2020

“Muchos de los recursos de las AFP ya están invertidos en instrumentos financieros de mediano y largo plazo"

Foto agencias

ECONOMÍA | 24 Nov 2020

Los transportistas argumentan que tras la cuarentena no se ha recuperado la misma cantidad de pasajeros 

Foto agencias

POLÍTICA | 24 Nov 2020

Al menos 13 allegados del expresidente Morales reaparecieron y fueron beneficiados con actuaciones de la justicia

Foto agencias

SOCIEDAD | 24 Nov 2020

CIDH arribó a Bolivia para investigar los hechos de violencia del 2019 durante los conflictos postelectorales