Visor Bolivia Diario Multimedia
Martes, 11 de Agosto de 2020

Escribe Alberto Mansueti

El barrio pobre de occidente

OPINIÓN | 8 Jun 2020

Eso es lo que somos y siempre fuimos, América latina: el barrio pobre de Occidente. Con sólo un par de breves excepciones: Argentina comenzó un despegue a comienzos del siglo XX, y Chile a fines; pero poco duró la fiesta. Y ahora, en el siglo XXI, la no pocas veces anunciada decadencia de Occidente ya se hace inocultable, y nos afecta a nosotros, los pobres, mucho más que a los vecinos ricos.

Nuestros males vienen de demasiado tiempo atrás: fuimos parte de un Imperio español que rechazó la modernidad; el siglo XVII con sus “Austrias menores” fue de grave decadencia, muy bien retratada en la literatura, no casualmente “picaresca”. En el siglo siguiente, XVIII, resistimos a las reformas de aquellos ministros borbónicos que quizá fueron nuestros primeros “neoliberales”; y ya independientes, perdimos el siglo XIX haciendo la guerra y no el comercio.

Ahora no advertimos lo que nos pasa. Absorbidos en el duro trajín cotidiano para apenas sobrevivir, sin mapa y sin brújula, ignorantes, no atinamos ni a percibir nuestra decadencia, ni la de Occidente. Vimos el fin de la URSS en la tele, y después lo de las Torres Gemelas; pero entender, lo que se dice “entender” lo que pasa en el mundo, para nada: hace tiempo que no sabemos la verdad.

Necesitamos luces para entender. Niall Ferguson es uno de los autores indispensables. Ha escrito tres libros esclarecedores. (1) “Civilización: Occidente y el resto”, 2011, muestra el único camino al progreso durante los últimos cinco siglos, trazado por Occidente. El “resto” es la China Ming, otomanos y rusos, y el Imperio español y sus tierras, antes y después de su independencia. Se salva Japón, solo porque los Meiji, a fines del siglo XIX, lo modernizaron, copiando de Occidente hasta el modo de vestir, caminar y calzar.

(2) “Imperio”, 2003, estudia el imperio británico, desde las primeras rutas marítimas y comerciales, siglo XVIII, hasta la II post Guerra; uno de los más impresionantes que ha conocido la humanidad. Trata desde el consumismo generado por la demanda del café, el té, el tabaco y el azúcar, hasta la migración en masa más grande de la historia. Pasando por el éxito del capitalismo y la lengua inglesa como “lingua franca”, las misiones cristianas cumpliendo “la Gran Comisión” de Mateo 28:16-20 (¿ves por qué yo soy anglicano?), y con mucho detalle sabroso acerca del estilo de vida, cultura, economía, hábitos y quehaceres cotidianos.

(3) “Coloso”, 2004, habla de EE.UU., el “imperio reluctante”, lleno de contradicciones, y en decadencia ahora, por contrariar algunos de los viejos y sanos preceptos establecidos por sus Padres Fundadores. En otros libros, entrevistas y conferencias, Ferguson ayuda a entender por qué el Sr. Trump es un defensor de Occidente, sí; pero un mal defensor de Occidente (¿ves por qué yo no soy fanático de Trump?). Mal aconsejado por los “Neocons”, responde con torpeza a desafíos como los de China y Rusia.

Pero la decadencia de Occidente fue anticipada. Es el título de una famosa obra del alemán Oswald Spengler, en dos volúmenes, el primero publicado en 1918, luego de la I Guerra Mundial. Fue revisado y republicado junto con el segundo, “Perspectivas de la historia mundial”, en 1923. Concuerda más o menos el inglés Arnold Toynbee, en “Estudio de la Historia”, doce volúmenes escritos entre 1934 y 1961; pero no es tan determinista ni tan pesimista. La supervivencia de una civilización depende de sus respuestas a los desafíos, en la formulación de las cuales, concede gran peso a los factores religiosos. Examina el ascenso y caída de 26 civilizaciones, y sus mayores o menores éxitos, con liderazgo de minorías creativas y líderes de élite, que pueden ser reconocidos, ignorados o aplastados; y de esa tal forma se sella la suerte de una civilización. Toynbee, él mismo, por el sólo hecho de haber accedido a una entrevista privada que Hitler le solicitó en 1936, fue desacreditado y denigrado tras la II Guerra Mundial; le pasó por ser un caballero inglés civilizado, y creer que negarse a conversar es de mala educación.

Pienso que negarse a leer autores importantes también es de mala educación. Nunca me negué a leer a Ayn Rand, quien apuntó con su dedo a los dos grandes culpables de la decadencia occidental, nada menos; dos “criminales filosóficos”: Hume y Kant, padres del escepticismo. Porque sobre el fangoso terreno del escepticismo y la duda crónica, jamás puede edificarse algo sólido, mucho menos una civilización. Vishal Mangalwadi mostró que Occidente se edificó sobre la base de las certezas contenidas en la Biblia; y por eso, desde que la Biblia no se lee, no se entiende, o se entiende mal, vamos cuesta abajo en Occidente.

Pero en Oriente la Biblia no se ha leído tanto, hasta ahora al menos; y hay progreso. ¿Entonces? Es que algunas de esas certezas fundamentales, pueden algunos pueblos “tomar en préstamo”, y usarlas, aún sin ser plenos propietarios, y en consecuencia adelantar. Eso sucede con las convicciones básicas acerca de la real naturaleza y orden del universo, sometido a unas leyes objetivas rigurosas, que no pueden moldearse a voluntad, ni interpretarse o “percibirse” subjetivamente y según capricho, como nos venga en gana; sino que deben estudiarse, conocerse y respetarse.

Pero en América latina somos “pícaros”; y caprichosos. Ferguson enumera las seis ideas e instituciones que dieron apogeo a Occidente. Son seis las “aplicaciones demoledoras”: la competencia, en política y en economía; la revolución científica y la tecnología; los derechos de propiedad privada, en el contexto del “Imperio de la Ley”; la medicina moderna; la sociedad de consumo (sí señor: consumo en masa); y la ética protestante del trabajo. Le proporcionaron a Occidente su posicionamiento por sobre las sociedades orientales, por siglos; pero han dejado de regir, y por eso hay declive paulatino ante China y Japón.

No es tan complicado para entender: si en Occidente los vecinos ricos están dejando abandonadas sus fortalezas históricas, ¿qué hay de nosotros, aquí los del barrio marginal? Somos ignorantes, anárquicos y sin disciplina; y nunca hemos tenido el debido respeto para ellas, porque ni siquiera las conocemos, y nos negamos a aprenderlas, porque somos altivos y orgullosos, herederos de los “fijodalgos” de Iberia, y creemos que las sabemos todas, y a todo tenemos derecho, sin ciencia ni esfuerzo. Para colmo, ahora copiamos todo lo malo de Occidente: el feminismo, el “ecologismo”, el racismo al revés (los racismos antiblancos), y el Posmodernismo.

Decimos: “la corrupción es el mal, y la impunidad; ¡cárcel para los políticos, todos corruptos!” Somos amigos de “soluciones” fáciles y simplistas; por eso el éxito del populismo entre nosotros, en todas sus formas. El populismo condujo en Rusia a dos “Revoluciones”, en 1905 y en 1917; y en EE.UU., al estatismo, y eso fue comenzando con Theodore Roosevelt, exactamente entre esos mismos años.

O decimos: “Entonces el problema es la cultura. Tenemos primero que cambiar la cultura; y así vendrá el cambio en las leyes e instituciones”. No; ese es otro error, que viene de Montesquieu. Lo cierto es todo lo contrario: instituciones y leyes son primero, porque hacen la cultura, a través de los premios y castigos, que son los incentivos positivos y negativos, para las buenas y malas conductas respectivamente. Y no lo digo yo; la Biblia lo pone así. Cristianos despistados hablan de “primero los principios y valores”. Eso no establece la Biblia, sino los “Estatutos, preceptos y mandamientos”; es decir, las leyes, o sea las reglas de juego, que deben ser “justas” (y no sólo estables), poniendo los incentivos debidos, para buenos y malos comportamientos. Acicateada por los incentivos, la conducta se hace hábito; y eso es la cultura.

Los bueyes delante; la carreta detrás. Y Dios sabe más que Montesquieu. Así que nosotros, los del Movimiento por las Cinco Reformas, compuesto por creyentes y no creyentes, pero compartiendo los principios y fundamentos del buen orden social, nos trazamos un proyecto político, para derogar las leyes malas, tarea a cargo del Parlamento, y así hacer posibles las reformas de fondo, a cargo del Ejecutivo. ¿Ambicioso? ¿Idealista? Ambicioso sí; no hay de otra. Pero idealista no: es lo único realista. ¡Saludos!

//*ALBERTO MANSUETI ES POLITÓLOGO, FUNDADOR DEL CENTRO DE LIBERALISMO CLÁSICO//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN//

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Entrambasaguas tuvo un breve contacto telefónico con el jefe masista / OK DIARIO

SEGURIDAD | 10 Ago 2020

VISOR BOLIVIA / OK DIARIO.- El periodista español Alejandro Entrambasaguas, logró contactarse con el exmandatario y jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, hoy asilado en Argentina, para conocer su versión sobre la denuncia de una supuesta relación sentimental que ese sujeto tuvo con una menor de edad.

Los conflictos y enfrentamientos van en crecida en Bolivia / VOA

SOCIEDAD | 10 Ago 2020

La Fiscalía General instruyó una investigación inmediata por delitos cometidos en los bloqueos y actos contra la salud y la vida

El presidente Donald Trump en el momento en que un agente del Servicio Secreto le comunica que se han escuchado disparos en las proximidades de la Casa Blanca / REUTERS

MUNDO | 10 Ago 2020

Trump detalló que no se habían producido más heridos y expresó su gratitud a las fuerzas del orden

Foto agencias

SOCIEDAD | 10 Ago 2020

Quisieron agredirme físicamente”, describió Paredes. Otros vecinos gritaron “prensa vendida”

Foto agencias

POLÍTICA | 10 Ago 2020

Comisión de fiscales analizará emitir citaciones a los denunciados para que sean diligenciadas

Foto agencias

POLÍTICA | 10 Ago 2020

Estado boliviano espera que el funcionario o persona que "cometió tal ilícito" sea identificado y sancionado