Visor Bolivia Diario Multimedia
Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Escribe Hugo Marcelo Balderrama

La tiranía de la tolerancia

OPINIÓN | 10 Ene 2020

En la mordaz obra de Allan Bloom, El cierre de la mente americana, el autor señala una observación contundente con respecto a los estudiantes que pasaron por sus aulas:

"Hay una cosa que el profesor puede considerar como absolutamente cierta: casi todo estudiante que egresa de la universidad cree, o dice que cree, que la verdad es relativa. La relatividad de la verdad no es una perspectiva teórica, sino un postulado moral" (Bloom, 2010, pág. 25)

Si bien el análisis de Bloom se aplica a la educación norteamericana, el mismo se puede extrapolar a las aulas de las universidades de Hispanoamérica. Porque tristemente, nuestras naciones copian lo peor de EEUU, pero desprecian lo mejor.

Normalmente, fue después de haber pasado por la universidad que uno se convierte en relativista. Antes de los años universitarios la mayoría de los jóvenes se muestran indiferentes, o simplemente viven su etapa de diversión y desenfreno. Pero una vez dentro de las aulas, especialmente las de ciencias sociales, el estudiante es sometido al adoctrinamiento relativista -un sancocho compuesto de nihilismo, hedonismo, ecologismo y secularismo-, que sólo sirve para fabricar adultos manipulables.

No es de sorprenderse que las conversaciones con un relativista terminen en la nada. ¿Cómo y con cuánta exactitud es que una persona defiende el relativismo en términos absolutos? Digo que no es de sorprenderse, porque toda defensa necesita una plataforma sobre la cual levantarse, y todo estándar necesita un punto de partida autoritativo a partir del cual argumentar. Los relativistas no son capaces de invocar a la verdad en su defensa -hacerlo mataría su punto de partida-.

Pero como a los relativistas la verdad no les interesa, sino avanzar en una agenda. Tuvieron que crearse un postulado moral para hacerlo, y ese fue la tolerancia.

Ha habido ideas en la historia cuyo éxito descansaba en la oscuridad y la abstracción de su expresión, y no en la contribución al mejoramiento intelectual. Al ocultar el carácter absurdo de sus vacuidades, daban la apariencia de una verdadera erudición. El relativismo -hoy convertido en la tiranía de tolerancia- es buen ejemplo. Tales filosofías son tan vagamente articuladas, que cualquier charlatán las toma.

Si tuviéramos que describir a la tiranía de la tolerancia, lo podríamos hacer en los siguientes términos: «un vórtice intelectual donde todas las modas pasadas, fracasos intelectuales y mentiras políticas encuentran su coexistencia».

Aunque es una incoherencia total, se ha posicionado en el mundo de dos maneras.

Primero, colocándose a sí misma más allá de cualquier crítica, e incorporando todos los sentimentalismos y contradicciones. Por ejemplo, los más fervientes defensores de la comunidad LGTB son, al mismo tiempo, críticos con las restricciones migratorias a musulmanes -quienes consideran que la muerte es el castigo justo a la homosexualidad. Y segundo, absorbiendo todas las distinciones. Así, el relativismo ha hecho que todos -el ateo, el libertario, el comunista, el evangélico promedio, el darwinista y el creacionista- piensen casi en los mismos términos.

Para citar un par de casos, cuando Evo Morales dijo: «Las mujeres me deben mucho; no sé la manera en que me pagaran». Ninguna agrupación feminista se manifestó, no hubo marchas con las tetas al aire, tampoco se pintaron paredes de las instituciones públicas. El pretexto fue: «Esas expresiones son parte de su cultura indígena, no podemos caer en la intolerancia». Pero esos mismos grupos no paraban de gritar «machista» y «homofóbico» a Jair Bolsonaro. O como los grupos ambientalistas callaron la quema descomunal de La Chiquitana ordenada por Morales en agosto 2019.

En resumen, la tolerancia es el camino para que la mentira se imponga, el mal triunfe y la ignorancia gobierne. Y como en Latinoamérica nos pasamos de tolerantes con la izquierda, tenemos a Cuba sumida en la miseria, a Venezuela en su peor crisis humanitaria y a Chile bajo el ataque de tropas de salvajes.

//*HUGO BALDERRAMA FERRUFINO es economista, master en Administración de Empresas y PhD. En Economía//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN//

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
En 2020 el caso Floyd y el movimiento BLM fueron enfocados desde un solo punto de vista mediático / CNN

ESPECIALES | 18 Sep 2020

VISOR BOLIVIA / LECTURAS LIBRES.- El rol de los medios de comunicación en el actual contexto de una agenda globalista que quiere imponer su hegemonía ideológica, es abordado por los pensadores conservadores Hugo Marcelo Balderrama y Cristian David Gil, en el post titulado “La prensa: Gran constructora de relatos”.

Foto agencias

ECONOMÍA | 18 Sep 2020

Inauguración fue solo un espejismo pues el polo industrial de petroquímica paró, 72 horas después que fue abierto

Grupo de adolescentes cumpliendo entrenamiento militar / ARCHIVO DARÍO PELÁEZ

MUNDO | 18 Sep 2020

El ahora senador reconoció que adolescentes menores de 15 años combatieron en las filas rebeldes

Foto agencias

SOCIEDAD | 18 Sep 2020

Centellas, señaló que Bolivia está en crisis y que se vienen días difíciles y se requiere gobernabilidad para enfrentarlos

Foto agencias

SEGURIDAD | 18 Sep 2020

Se emplazó a los conductores obedecer las normas de tránsito para evitar accidentes viales

Foto agencias

SEGURIDAD | 18 Sep 2020

Las fuerzas antinarcóticos realizaron 6.204 operativos y secuestraron más de 449 toneladas de droga