Visor Bolivia Diario Multimedia
Lunes, 26 de Octubre de 2020

Escribe: Mauricio Bernal Ramos

“¿La inversión pública es igual a la inversión privada?”

OPINIÓN | 18 Abr 2018

Una vez, el vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera habló sobre ambos tipos de inversión, la pública y la privada. El propósito de este artículo es comparar ambos tipos de inversión para concluir que la privada es más beneficiosa que la pública, y que si de verdad quiere lo mejor para el país como trata de mostrarnos, él tiene que cambiar (y enriquecer más) su visión de la economía.

Por otro lado, le sugeriría ser más cauto a la hora de defender la ideología socialista y comunista, pues la historia ya demostró, y está demostrando una vez más, que aplicar las ideas que abiertamente defiende provocan hambre, pobreza y dictadura.

Bien, comencemos.

Una parte de los recursos que utiliza el Estado tiene como destino la inversión pública, estos fondos que posee el Estado normalmente provienen de tres fuentes: los impuestos, la deuda que contrae y los recursos naturales (que por cierto son limitados). Antes de llegar a comparar los dos tipos de inversión para darnos cuenta el tipo de inversión que beneficia más la economía del país, es necesario conocer el origen del Estado. En este sentido, usaré la definición acerca del Estado desarrollada por Franz Oppenheimer que con una visión sociológica del Estado, para entender su naturaleza, nos dice que hace falta remontarse a la génesis del mismo, para luego evitar recurrir a teorías abstractas para justificar su presencia.

“El Estado, enteramente en su génesis, esencialmente y casi completamente desde su existencia, es una institución social conformada por un grupo de hombres victoriosos sobre un grupo de hombres derrotados con el único fin de regular el dominio del grupo victorioso sobre los vencidos y salvaguardarse de las revueltas internas y los ataques externos. Teleológicamente, dicho dominio no tuvo ningún otro propósito que la explotación económica de los vencidos por parte de los vencedores”. Más adelante, Oppenheimer pone una serie de ejemplos de Estados que nacieron de la conquista por bandas de bandidos que sometieron a sociedades inofensivas o menos fuertes e impusieron ciertos requisitos que la sociedad conquistada debe cumplir.

Más adelante nos dice que hay dos formas por las que podemos obtener recursos: mediante el trabajo personal y mediante la apropiación forzosa de ese trabajo personal, o sea, mediante el robo. Desde este punto de vista podemos comprender, por ejemplo, el origen de lo que llamamos impuestos (tan sólo la palabra que lo define nos da una pista de su naturaleza coactiva), pues el Estado ejerce su monopolio de la violencia física para el que resista ser saqueado o a los que no acepten dar forzosamente parte del fruto de su trabajo a esa clase política. Pues ahora sabemos que cuando se anuncia orgullosamente que aumentó la inversión pública podemos estar seguros con qué dinero se aumentó y a quiénes perjudicó: a todos nosotros.

Similarmente, el otro medio por el cual el Estado obtiene fondos es cuando se endeuda, que si lo pensamos mejor, se paga con fondos extraídos por los impuestos, y es que los ahorros que utiliza el Estado al momento de financiarse (bonos) deja fuera a una parte de las inversiones privadas ya que el ahorro que pudo haberse utilizado para financiar esa inversión privada ya no está disponible, y mientras más rol empresarial se proponga tener el Estado, menos participación tendrán las inversiones privadas. No se extrañen que los empresarios no inviertan, ¡No tienen con qué!

Para finalizar, si el Estado usa los recursos naturales a través sus empresas para financiarse, entre los riesgos que se corre podemos mencionar que siempre existirá una arbitrariedad por parte del Estado en el uso de tales recursos, entre los cuales podemos mencionar: fines electorales, demagógicos, geopolíticos, etc. y aunque los defensores del Estado a veces afirman que una empresa pública puede ser tan competitiva como una empresa del sector privado, la realidad es otra, sobre todo en Bolivia, y podemos citar claros ejemplos, pero de los más representativos está la empresa estatal YPFB.

¿Así administrarán las empresas los del sector privado? Claramente no, y esto por una sencilla razón de incentivos, pues como diría Milton Friedman: “Si usted gasta su dinero en usted mismo, se preocupa acerca de cuánto gasta y en qué. Si usted gasta su dinero en otros, todavía se preocupa acerca de cuánta gasta, pero no tanto sobre en qué lo hace. Si usted gasta el dinero de otros en usted mismo, no le importa cuánto gasta, pero sí en qué se gasta. Mientras que, si usted gasta el dinero de otros en otros, entonces no le importa ni cuánto gasta ni en qué gasta”.

Ahora bien, si analizamos de dónde vienen las inversiones del sector privado nos damos cuenta de que los fondos no provienen del hurto, de la deuda o de la extracción arbitraria y siempre ineficiente de los recursos naturales, sino que provienen del ahorro voluntario de las personas que más adelante serán recompensadas con mayores bienes, servicios e infraestructura por el sacrificio de no haber consumido en el presente.

Por otro lado, está la inversión externa, que entre otras cosas resulta favorable al desarrollo de nueva tecnología y que no implica necesariamente un sacrificio previo del consumo, sino que responden más a ciertos aspectos de gran importancia para el desarrollo de cualquier economía como ser el respeto de la propiedad privada, un Estado que se rige por las leyes y no por los hombres, un sistema impositivo que no sea infernal, su legislación laboral, entre otros aspectos. El síntoma de la poca inversión extranjera es reflejo del estado de dichos indicadores y resulta casi de sentido común preguntar: ¿Qué preferiría Usted? ¿Un país donde no se respete el estado de derecho, donde los impuestos lo ahoguen o la burocracia lo fatigue? ¿O un país con bajos impuestos, libre de expropiaciones y donde se respeten las leyes? Yo preferiría el segundo.

Entonces ¿Hay que ponerse contentos de que se aumenten las inversiones públicas después de conocer las formas que tiene el Estado para obtener sus recursos?

//*MAURICIO BERNAL RAMOS ES ECONOMISTA ESPECIALIZADO EN FINANZAS E HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
La ministra de RREE en entrevista con VOA Noticias en La Paz / VOA

POLÍTICA | 23 Oct 2020

VOA NOTICIAS.- La canciller de Bolivia, Karen Longaric, en entrevista exclusiva con la Voz de América, se refirió a las relaciones diplomáticas de Bolivia con varios países y a la situación de exautoridades del gobierno del expresidente Evo Morales, asiladas en la embajada de México en La Paz, desde noviembre de 2019.

Foto agencias

POLÍTICA | 23 Oct 2020

Mesa sostuvo que la alianza que lo postuló no es «circunstancial» y no termina con el resultado de las elecciones

Foto agencias

ECONOMÍA | 23 Oct 2020

Los primeros despachos se realizarán en dos semanas hacia la empacadora más grande de la Costa Este, enviando más de 15 mil kilogramos 

Foto agencias

SEGURIDAD | 23 Oct 2020

El sujeto fue sorprendido transportando dos paquetes de cocaína en su vehículo particular

Foto agencias

SOCIEDAD | 23 Oct 2020

“Todavía no tenemos el motivo para accionar una medida tan drástica que nos pueda hacer daño en este momento”

Foto agencias

ECONOMÍA | 23 Oct 2020

El sector productivo apela a que el nuevo Gobierno pueda otorgar créditos con interese blandos en una primera etapa