Visor Bolivia Diario Multimedia
Domingo, 5 de Diciembre de 2021

Escribe Carlos Armando Cardozo

La delgada línea

OPINIÓN | 30 Ago 2021

Vemos lo que escogemos ver, es una forma en la que nuestra mente trata de validarse a sí misma, motivada por sus creencias más profundas, las ideas que conforman el imaginario a partir del cual percibimos nuestra realidad. Un entorno que cobra sentido o trata de hacerlo a través del prisma del que se ve.

Existe un artículo de reciente publicación “Las Consecuencias Económicas de la Reducción de Impuestos para los Ricos” elaborado por David Hope y Julian Limberg (diciembre 2020) que trata de demostrar a través de un análisis económico que no existe evidencia empírica que respalde la afirmación que la reducción de impuestos al 1% más rico desencadena mayores niveles de crecimiento económico.

El estudio abarca 18 países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) durante un lapso de 50 años (1965-2015), tomando en cuenta variables dentro del modelo desarrollado como el PIB per cápita Real, tasa de desempleo armonizado, apertura a capitales, apertura al intercambio comercial, Gasto Público en porcentaje del PIB y el porcentaje de votación a partidos de izquierda en las últimas elecciones.

Se hace mención al trabajo de Thomas Piketty, economista que concentra su trabajo en la desigualdad económica y la distribución de la renta. Es entonces donde los pequeños detalles empiezan a surgir: para empezar, ampliar las conclusiones del estudio como definitivas para establecer con total certeza tal cual muchos medios de prensa trataron de hacer ver que se comprobó empíricamente que en efecto reducir impuestos a los más ricos no beneficia a nadie más que a ellos es tendencioso y manipulador.

Estos medios no se dieron a la molestia de leer el documento para anunciar campantes tales afirmaciones y más bien trataron de posicionar una idea que refuerza una opinión motivada por el apasionamiento a la justicia social, alejada de cualquier atisbo de neutralidad y objetividad.

Resulta muy simple extender los resultados de 18 países (Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos), cuyos PIB per cápita para 2015 fluctuaban dentro de un rango de 44.000-94.000 dólares americanos alejados de la realidad latinoamericana, rango de 3.335,9 (Bolivia) - 15.613,7(Uruguay) dólares americanos.

El hecho que las conclusiones del propio estudio sugieran la necesidad de abordar un enfoque similar para describir la realidad en otras regiones con menor capacidad fiscal, como Latinoamérica, bastaría para que el lector tome las mismas con cierta cautela y mesura para no llegar al exabrupto de vaticinar cual clarividente que ese es el camino que deberíamos seguir: cobrar más impuestos al 1% más rico del país.

No se les paso por la mente considerar la remota posibilidad que una reducción de impuestos al 1% más rico con el mismo nivel de gasto público supone migrar la presión tributaria hacia los demás sectores de la economía. En ese entendido la presión fiscal reduce los ingresos disponibles de todos los sectores menos ese “privilegiado” 1% generando la tan odiosa desigualdad de ingresos. Sacamos de la ecuación al Gobierno y sus intocables niveles de gasto porque sus buenas intenciones bien las justifican.

La justicia social como bandera permite este tipo de licencias a quienes las enarbolan, apuntar el dedo en busca de culpables, el subdesarrollo, la pobreza son consecuencia del egoísmo de alguien, de la angurria y la desidia por el bien de los demás. Ahí tenemos a los ricos, ellos hicieron su fortuna a base de engaños, robo y abuso de poder, ellos deben pagar por sus crímenes, tiene que ceder esa riqueza mal habida para que el Estado, con mucho juicio e “imparcialidad” redistribuya los mismos para que todos estemos contentos, todos tengan lo mismo.

Vaya engaño, un falso concepto con el que los latinoamericanos crecemos, miramos con desconfianza al exitoso, más no la huesuda mano del político que lo acusa falsamente. Creemos que no existe virtud en el esfuerzo, trabajo duro y ahorro. En lugar de eso buscamos refugio en la mediocridad subvencionada por los Gobiernos, iluminados por seres de luz cuyas decisiones son perfectas llegando a determinar con total claridad el que, cuanto y como de acceder a los bienes y servicios para garantizar un nivel de vida adecuado.

El mensaje tras de líneas estipula más intervención de los Gobiernos, no importa si estos son corruptos como los latinoamericanos o medianamente funcionales y eficientes como los países de la OCDE, alguien debe velar por su bienestar, alguien más capacitado que ustedes mismos ciudadanos.

Existe una delgada línea entre hacer ciencia y validarse a través de la ciencia, lamentablemente este tipo de estudios caen justo al medio, es difícil de establecer las verdaderas motivaciones que las llevan a desatar olas mediáticas que terminan por generar una bruma de suposiciones y falsas verdades que el ciudadano no se da a la tarea de desmentir acudiendo a la fuente original.

Antes de tratar de importar supuestas recetas para sacramentar la inviable política pública latinoamericana, pregúntense si el problema es la desigualdad en sí o las pésimas decisiones de los gobiernos para tratar de remediar esas brechas fantasmales que son inconcebibles para el justiciero social, redistribuidor de la miseria y paladín del conformismo parasitario que tanta felicidad trae a países pioneros como Cuba, Venezuela, Argentina y Bolivia.

//*CARLOS ARMANDO CARDOZO LOZADA ES ECONOMISTA, MÁSTER EN DESARROLLO SOSTENIBLE Y CAMBIO CLIMÁTICO Y PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN LOZANÍA//

//**LOS TEXTOS REPRODUCIDOS EN ESTE ESPACIO DE OPINIÓN SON DE ABSOLUTA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO COMPROMETEN LA LÍNEA EDITORIAL PLURAL – LIBERAL DE ESTE MEDIO DE COMUNICACIÓN// 

SI ¿Fue interesante la noticia? NO
Foto RRSS

POLÍTICA | 4 Dic 2021

VISOR / Agencias.- Durante la Cumbre de Justicia que se realizó en Colombia, Carolina Ribera, hija de la expresidente Jeanine Añez, se reunió con el presidente de ese país, Iván Duque, y con el rey Felipe VI de España, para hacerles conocer el caso de su madre, quien se encuentra recluida y procesada por un supuesto “golpe de Estado”.

Foto institucional

ECONOMÍA | 4 Dic 2021

“Estoy hace más de tres semanas en el colegio Ayacucho con este grupo de Emapa, luego hemos pasado al colegio Claudio Sanjinés"

Foto agencias

POLÍTICA | 4 Dic 2021

"Ningún ministro puede decir que está sacando un decreto y que después nosotros (Legislativo) se lo vamos a sacar una ley" 

Foto agencias

SOCIEDAD | 4 Dic 2021

Indígenas de tierras bajas iniciaron una marcha desde Trinidad el 24 de agosto y llegaron el 30 de septiembre a Santa Cruz

Foto agencias

SEGURIDAD | 4 Dic 2021

Dijo que se trata de una “denuncia muy fuerte” porque implica una planilla de 800 empleados municipales

Foto agencias

SEGURIDAD | 4 Dic 2021

Los hombres huyeron este pasado viernes a las 17.30 y ocasionaron destrozos en el centro penitenciario